Cinco consejos para inspirarte y crear comedia

La comedia es una profesión que ha ganado bastante fama en los últimos años, sobre todo con el boom de muchos shows y espectáculos tanto en vivo como por televisión o internet, en los que el humor se convierte en el centro del foco de atención. Este éxito se debe a que la risa es una muy potente herramienta que nos ayuda a sentirnos más plenos y felices.

Probablemente tu ocupación actual no tenga absolutamente nada que ver con el humor pero tú sueñas con poder subirte a un escenario. Permítenos contarte que no es imposible y que puedes cumplirlo sin necesidad de tener una extraordinaria preparación en el tema. Solamente debes preocuparte por preparar una buena rutina o guion y ser plenamente consciente de que tienes mucho trayecto por delante. Es por esto que hoy te traemos los mejores consejos para que puedas escribir comedia y comiences con el pie derecho tu bagaje en este mundillo.

Sé imaginativo

No puedes limitarte a la hora de escoger un chiste o abordar un tema, recuerda que diciendo las cosas adecuadas en el momento adecuado puedes convertir prácticamente cualquier cosa en una carcajada del público. Lo más común es tratar la cotidianidad para convertirla en algo absurdo o contar aquellas cosas que salen de lo normal en el día a día; por lo que puedes aprovechar alguna vivencia que hayas tenido para tener un punto de partida.

Búrlate de ti mismo

No hay nada que conozcas mejor que tu propia vida, aprovecha tus defectos para poder hacer reír a los demás con ellos. Recuerda que en esta profesión no se debe tener vergüenza bajo  prácticamente ningún concepto. Además, al hacer esto puedes tener una rutina “limpia” porque nadie se va a sentir ofendido más que tú mismo.

Sal a la calle

 Si estás en blanco y no se te ocurre nada, quedarte en casa no va a mejorar las cosas sino a empeorarlas. Ponte los zapatos y ve a dar un paseo, en la calle se ven muchas cosas que resultan sumamente graciosas y sobre las cuales se puede escribir un buen guión. Si añades suficiente ingenio o imaginación, aquella caída de la señora o aquel perrito que accidentalmente se pintó de verde pueden convertirse en buenos monólogos sobre las cosas locas que te han pasado fuera de tu hogar por ejemplo.

Inspírate pero no copies

 Puedes buscar a tus comicos favoritos y analizar la manera en la que ellos o sus guionistas escribieron y prepararon lo que iban a decir, eso te puede servir de inspiración y te puede dar algunas ideas. Pero lo que es realmente importante es que nunca jamás puedes copiar de manera vulgar, eso te va a desprestigiar por completo y va a dar una mala fama. Recuerda que es probable que las personas que tengas al frente también hayan visto esa “fuente de inspiración” y se den cuenta que lo estás plagiando. Por último recuerda que literalmente estarías robando una idea.

No busques perfección

 En la comedia no existen los guiones perfectos, recuerda que no todos los públicos son iguales y lo que en un país es hilarante en otro puede parecer ridículo. El mejor consejo es que consigas que tu propia rutina te haga gracia a ti mismo y busques un lugar donde probarla; con el tiempo irás entendiendo cómo se puede mejorar y te convertirás en un buen humorista.